comprendamos (cancion)

Comprendamos    (canción)

Que daño me has hecho  haberme querido

que mal te he causado  haberte querido

los dos nos quisimos

como el amor primero y tarde comprendo

que soy el invierno y tu primavera.

Distintos caminos hoy debemos tomar

en tu y yo de rosa de espinas será el mío

el final de tuyo ha de ser el olvido

y el mío el martirio de haberte querido con tanta pasión.

Que daño me has echo haberme querido

que mía te he causado haberte querido

los dos nos quisimos

como el amor primero hoy tarde comprendo

que soy el invierno y tu primavera.

Distintos caminos hoy debemos tomar

el tuyo de rosas de espinas será el mío

el final de tuyo ha de ser el olvido

el mío el martirio de haberte querido con tanta pasión.

 

Letra y Música. Jose Zabala

 

Sueño vendimial (canción)

Sueño Vendimial  ( canción)

Cuando el sol se acrecienta en su brillo,

no hay más luna para enamorar:

Es San Juan que se vuelve vendimia;

es tonada que quiere cantar.

Y es madre, que mima a su niño,

el labriego cuidando el mugrón

y hay racimos de sueños que esperan:

La cosecha será bendición.

Ya la vida penetra en la selva;

ya sus granos tomaron color.

Y, en un dulce soñar de vendimia,

todo cuyo será un canción.

Como una niña que nace a la vida,

con dulzura que se hace soñar:

El granear, en la viña, un racimo

es saciar sus deseos de amar.

Ya la vida penetra en la selva;

ya sus granos tomaron color.

Y, en un dulce soñar de vendimia,

todo cuyo será una canción

 

Letra y Música: Dante Saavedra

Sueño Vendimial (canción)

Sueño vendimial  ( canción)

cuando el sol se acrecienta en su brillo,

no hay más luna para enamorar:

es San Juan que se vuelve vendimia;

es tonada que quiere cantar.

Y es madre, que mima a su niño,

el labriego cuidando el mugrón

y hay racimos de sueños que esperan:

la cosecha será bendición.

Ya la vida penetra en la selva;

ya sus granos tomaron color.

Y, en un dulce soñar de vendimia,

todo cuyo será un canción.

Como una niña que nace a la vida,

con dulzura que se hace soñar:

el granear, en la viña, un racimo

es saciar sus deseos de amar.

Ya la vida penetra en la selva;

ya sus granos tomaron color.

Y, en n dulce soñar de vendimia,

todo cuyo será una canción

 

Letra y Música: Dante Saavedra

Vallecito (Canción)

Vallecito (canción)

Recitado

Ya no es el mismo mi valle

nublarse sus cielos vi

y están marchitas las flores que enamorado le di

y de aquel antiguo canto del viejo río materno

no queda más que este llanto, que va rodando,

entre tanto se hace más triste el invierno.

 

Vallecito de Huaco donde nací,

sombra del fuerte abuelo que ya se fue

a tu molino viejo quiero volver

porque de amarga vida probe la hiel.

A tu molino viejo volver

porque de amarga vida probe la hiel.

estribillo

Lejos de ti,

de mi querencia

pobre de mi

me paso llorando ausencias,

me paso llorando ausencias.

Recitado:

Cuando me doble el cansancio de mis afanes perdidos

he de tornar a al sombras de tus viejas arboledas

al frescor de mis aleros, a la paz de tus sembrados,

al oro de tu poniente cuando prolonga la tarde

su agonía entre las lomas.

Y al fogón de tus pastores envejecidos de inviernos

con el ay de las tonadas.

Y en callada mansedumbre como quién se va durmiendo

quiero morirme sonriendo bajo la luz de tu cielo.

Acaso cierren mis ojos las piadosas manos magras

de alguna vieja Huaqueña de negro rebozo pobre

y antiguo credo cristiano.

Te canto Vallecito por recordar

tus verdes alfalfales mi huerto en flor

el oro de tus trigos, el manantial

y la lejana estrella que él reflejo.

El oro de tus trigos, y el manantial

y la lejana estrella que él reflejo.

Estribillo

Letra y Música: Buenaventura Luna

Canción del jarillero (canción)

Canción del jarillero  (canción)

Jarillero, jarillero

jarilla fresquita

le vendo, señora, de los ojos negros,

de chapeca larga y ondeado cabello,

esos ojos negros, a este jarillero,

le han quitado el sueño.

Señora, le doy lo que tengo

está el carro lleno

de jarilla, chilca, pichana y romero.

Todo yo le ofrezco, mil yuyos del cerro,

por una mirada, Señora de los ojos negros.

¿No sabe, Señora? Yo le hablo a los cerros,

le cuento a los valles lo que tengo adentro;

le hablo de sus trenzas, de sus ojo negros

y hasta le declaro, Señora, cómo yo la quiero

y eso que no digo, Señora, todo lo que siento.

Yo traigo un ramo

de flores del cerro:

con ellas, mi vida toda se la dejo

yo pongo en sus manos un poco de suelo

para que sus ojos, Señora, lo cambien en cielo.

Jarillero, jarillero

yo busco una estrella

y he visto en sus ojos brillar dos luceros.

 

Letra y Música: Hilario Cuadros